¿Qué onda con los detox?

Actualizado: jul 5

Realmente se escucha muy bonito y hasta uno empieza a creer que tal vez los cuentos de hadas existen cuando una dieta llega y promete resultados drásticos, en poco tiempo y presume ser un “borrón y cuenta nueva” en donde será como si nunca hubieses consumido todas aquellas golosinas, garnachas y demás antojos. Ahora que el maratón Lupe-Reyes se avecina, una dieta con este tipo de promesas puede resultar aún más atractiva. Tomando esto en cuenta y que ya hace algunas semanas una lectora me preguntó al respecto, hoy quiero hablarles de las dietas “detox” o de desintoxicación.

La teoría

Realmente no hay un estándar de lo que una dieta detox es pero por lo general tienen una duración de al menos 24 horas y la mayoría incluyen jugos verdes o licuados hechos con frutas y verduras. Algunas también incluyen algún tipo de suplementos herbales, enemas o limpieza de colon.





Una de las dietas detox más populares es la conocida como el “Master Cleanse” o “Dieta de limonada” la cual fue desarrollada en los años 1940. Consiste en una mezcla de agua de manantial, jarabe de maple orgánico, jugo de limón orgánico y una pizca de pimienta roja. Dependiendo de quien la recomiende, esta bebida puede ser lo único que se consuma durante dos días e incluso más y también puede ir acompañada de laxantes (Yum!.. NOT!)

Los promotores de las dietas de desintoxicación generalmente lo hacen basados en la siguiente teoría:

  1. La exposición prolongada a bajos niveles de toxinas conlleva a su acumulo en nuestro tracto digestivo.

  2. Este acumulo de toxinas disminuye la inmunidad la cual conlleva a enfermedades crónicas, disminución de la energía y un metabolismo lento.

  3. Las dietas detox limpian el colon de estas toxinas y restauran el balance natural del cuerpo.

  4. Al ser de bajas en calorías también promueven la pérdida de grasa por lo que al perder grasa, también perdemos toxinas.

  5. Al eliminar las toxinas, nuestro cuerpo funciona mejor y el metabolismo regresa a su estado normal.

Basados en lo anterior, aquellos que promueven las dietas detox aseguran que al terminar nos sentiremos con más energía, rejuvenecidos e incluso más ligeros gracias a este “reseteo” del metabolismo. Tal vez los beneficios que la teoría sugiere parezcan atractivos. Sin embargo, al momento de llevar el método a la práctica los resultados realmente no son tan prometedores.

Del dicho al hecho…

Para empezar es importante recordarte que nuestro cuerpo es una máquina maravillosa donde el hígado, los riñones, el sistema gastrointestinal, la piel y los pulmones juegan un rol importante en la excreción de sustancias no deseadas o tóxicas.

El proceso de desintoxicación de nuestro organismo consiste en convertir estos compuestos tóxicos en moléculas no-tóxicas que después pueden ser excretadas. La mayor parte de este proceso se lleva a cabo en el hígado pero el resto de los órganos también tiene importancia.

Este proceso de desintoxicación requiere de energía y representa una carga metabólica para nuestro cuerpo. Por lo tanto, sólo agua o los ayunos de jugo no son de beneficio pues únicamente ponen en déficit los nutrientes esenciales que nuestro cuerpo necesita para que este proceso pueda llevarse a cabo de una manera saludable y exitosa.

Además, a pesar de que quienes promueven los detox lo hacen como si fuera un proceso de purificación y toda una experiencia restauradora, en la práctica este puede no ser el caso. La mayoría de las personas que siguen un detox experimentan efectos secundarios como baja energía, cansancio, dolor de cabeza y nausea. Hay quienes dicen que estos son síntomas de que la liberación de toxinas está siendo eficiente pero en realidad es probable que estos problemas sean resultado del hambre y que nuestro cuerpo prácticamente tiene que andar a marcha forzada con tan poca energía.

Mientras que es muy probable que se dé una pérdida de peso, la mayoría de ésta es debido a pérdida de líquidos y no en grasa. Además, la evidencia sugiere que las dietas con menos de 1200 calorías al día (como la mayoría de los detox) en realidad disminuyen el metabolismo en vez de acelerarlo. Por lo que terminas por recuperar rápidamente el peso que perdiste una vez que regresas a tus hábitos ordinarios y posiblemente hasta ganar algunos kilos en el proceso (sí, de grasa).

La siguiente lista representa un gigantesco NO al momento de considerar llevar a cabo un detox:

  1. Mujeres embarazadas o lactando

  2. Niños

  3. Personas de la tercera edad

  4. Personas con diabetes o enfermedad renal.

Otros efectos adversos a la salud relacionados con los detox incluyen, baja producción de energía, pérdida de tejido magro (músculo), incremento del estrés oxidativo, desbalance en la desintoxicación del organismo.

Alternativas saludables


Algunos estudios preliminares han encontrado que hay ciertos compuestos nutricionales que poseen propiedades desintoxicantes. Existen pruebas de que el cilantro, el ácido málico (encontrado en las uvas y el vino), el ácido cítrico (que se encuentra en los cítricos), el ácido succínico (que se encuentra en las manzanas y los arándanos), la pectina cítrica (que se encuentra en la cáscara y la pulpa de los cítricos) y chlorella (un tipo de algas verdes) presentan propiedades quelantes naturales, lo que significa que pueden ser útiles para la eliminación de metales tóxicos.

Además, alimentos como el brócoli, repollo, berros y coles de bruselas y los antioxidantes como las vitaminas C y E que se encuentran en las frutas, verduras y legumbres ayudan a prevenir la formación de radicales libres durante el proceso de desintoxicación.

Alimentos con propiedades desintoxicantes


En conclusión

A pesar de que la teoría detrás de los detox puede resultar muy atractiva, ésta no se encuentra respaldada por la evidencia. Ningún resultado positivo ha sido demostrado para la prevención de enfermedades crónicas, pérdida de peso a largo plazo o mejorar la salud en general. Además de llegar a ser costosas, las dietas detox regularmente vienen acompañadas de efectos secundarios desagradables y pueden llevar a una ganancia de peso rápida una vez que el detox ha terminado.

La mejor forma de desintoxicar al organismo es apoyando a nuestro sistema natural de desintoxicación consumiendo una alimentación balanceada, alta en vegetales y alimentos promotores de este proceso.

En 2014 la revista Británica de Nutrición Humana y Dietética publicó un artículo de revisión analizando las dietas detox y su impacto. Los autores concluyeron que tomando en cuenta su costo elevado, afirmaciones sin fundamento y los riesgos potenciales a la salud, es recomendable que este tipo de régimes sean desalentados por profesionales de la salud y sujetos a revisión y monitoreo reglamentados.

Sé que todos seguiremos en la constante lucha por encontrar ese método fácil, rápido y sin esfuerzo pero mientras eso llega (si es que algún día lo hace) lo mejor que podemos hacer es continuar incorporando buenos hábitos nutricionales que garanticen que nuestro cuerpo tenga todo lo que necesita para poder llevar a cabo su trabajo de forma eficiente, te garantizo que los resultados serán más favorables y duraderos.

Nuevamente te agradezco por leerme, intenso. No olvides dejarme tus comentarios.

¡Nos leemos pronto!

*Gaby

Referencias

  1. Fagnant, H. (2012). Detox Diets – Purification or Pure Fabrication? Harvard Health Publications. Harvard Commentaries on Health, Harvard Health Publications. Harvard Commentaries on Health, Oct 2012.

  2. Klein, A., & Kiat, H. (2015). Detox diets for toxin elimination and weight management: A critical review of the evidence. Journal of Human Nutrition and Dietetics, 28(6), 675-686.

  3. Liska, D. J., & Rountree, R. (2002). The Role of Detoxification in the Prevention of Chronic Degenerative Diseases: A Summary.

5 vistas

Copyright 2020. IntesEATfit by Gaby Villa - An Intensity Sports Nutrition Company